Estimados seguidor@s del blog, en esta ocasión toca analizar un corte de un programa de TV3, televisión de Catalunya.

Como me es imposible introducir subtítulos, os lo presento en el idioma original. De todos modos, os lo comento con más detalle de lo que suelo hacer para facilitar el análisis.

“Divendres” (que en castellano significa “viernes”) es un programa diario en el que se intenta que todos los días sean viernes, un día laborable especialmente simpático que nos acerca al fin de semana.

Se tratan muchos temas de actualidad y ayer martes 4 de diciembre, como no podía ser de otra manera, la tertulia tenía que ver con las WERTgonzosas declaraciones del ministro de educación que pretende poner en jaque el modelo lingüístico en Catalunya.

En un momento del debate, Xesco Espar, ex-entrenador del FC Barcelona de Balonmano y profesor del INEFC-centro de Barcelona, sin que venga a cuento, se despacha con una interesante defensa de la Educación Física reclamando más horas y justificándolo por los altos índices de sobrepeso y obesidad en la población infantil. Hasta ahí, genial.

Otro tertuliano entonces, Gonzalo Bernardos, prestigioso economista conocido por sus punzantes declaraciones sobre la crisis, expresa en ese momento lo feliz que hubiera sido si nunca hubiera tenido que cursar la “gimnasia” de aquellos gloriosos años: saltar el potro, subir la cuerda, etc. en la cual reconocía no ser demasiado hábil.

La mesa de debate se calienta con los comentarios y las vivencias de todos los tertulianos. Es entonces cuando Espar vuelve a la carga argumentando e insistiendo que lo importante son el número de horas semanales de EF: “con tan pocas horas de práctica semanales, resulta difícil consolidar las habilidades motrices que se aprenden mediante la ejecución de estos ejercicios gimnásticos”, comenta.

¿Realmente estáis convencidos que es un problema de cantidad y no de calidad? Yo no. Los resultados de la OCDE (los famosos estudios PISA) demuestran evaluación tras evaluación, que aunque los gobiernos continuan confiando en que un aumento de las horas de matemáticas o de lenguas, solucionarán los problemas del fracaso escolar, los niños y niñas españoles siguen a la cola de Europa.

¿Calidad o cantidad? Ahí está el dilema

Ir directamente al minuto 20

Esta entrada ha sido propuesta por nuestro compañero del Instituto Narcís Oller de Valls (Tarragona), Albert Mestres Molet. Muchas gracias por tu interesante aportación y hasta la próxima.

Este post ha sido leído por 14 visitantes