Nuevos planteamientos curriculares, nuevos temores: ¿nos quitaran horas? ¿perdemos peso específico? ¿en todos los cursos o en algunos?… como siempre, en la cuerda floja.

Me gusta que el currículo destaque la importancia de diseñar actividades de aprendizaje integradas para conseguir las competencias básicas.

Sé que lo que voy a decir ahora, no gusta a una parte importante del profesorado en Educación Física pero es mi opinión. Me gusta que este currículo no incluya la compentencia motriz que algunos profesionales de nuestro ámbito reclaman.

Estoy convencidísimo que nuestra materia es suficientemente potente para colaborar en la consecución de las siete competencias que el currículo describe. En algunas somos grandes protagonistas (social y cívica, ciencia y teconología, aprender a aprender), en otras somos actriz secundaria (digital, iniciativa y espíritu emprendedor, conciencia y expresiones culturales) y en otras, actriz figurante (lingüística y matemàtica). Y creo sinceramente que esto nos hace fuertes: ser capaces de demostrar a la comunidad educativa que podemos ir más allá del método PYAJ (“pelota y a jugar”).

Estar como estamos ahora nos hace fuertes (si lo demostramos, claro) y nos acerca al concepto de EDUCACIÓN. Tener una compentencia propia nos aislaría, nos haría más débiles y reforzaría el concepto FÍSICA de la definición de nuestro nombre.

Me gusta del nuevo currículo la inclusión de criterios de evaluación (esto ya estaba antes) junto con los estándares de aprendizaje evaluables para cada curso de la etapa. Que el currículo defina estos estándares, ayudará al profesorado a orientar mucho mejor los objetivos de sus programaciones. Hubiera sido fantástico que además, hubieran solucionado el problema conceptual que arrastran los currículos desde hace años. Lo que el currículo dice que son criterios de evaluación, en realidad son objetivos. Y lo que el currículo dice que son estándares de aprendizaje evaluables, son criterios de evaluación. Pero no pasa nada: que el bosque nos permita ver los árboles. No importa cómo se denominen.

Me gusta que uno de los objetivos de la Educación Primaria que el currículo define, esté relacionado directamente con nuestra materia:
Valorar la higiene y la salud, aceptar el propio cuerpo y el de los otros, respetar las diferencias y utilizar la educación física y el deporte como medios para favorecer el desarrollo personal y social.

No me gusta que en el nuevo currículo, la Educación Física no sea una asignatura troncal y seamos una asignatura específica. Creo que esto nos hace bajar de categoría. Si me permitís la metáfora deportiva: hemos dejado de jugar la Champions (al lado de nuestras queridas matemáticas, ciencias naturales y sociales, lenguas y literaturas), para jugar la Europe League.

Me gusta que el artículo 10 del real decreto otrogue importancia a la práctica de actividad física y deportiva.
“Las Administraciones educativas adoptarán medidas para que la actividad física y la dieta equilibrada formen parte del comportamiento infantil. A estos efectos, dichas Administraciones promoverán la práctica diaria de deporte y ejercicio físico por parte de los alumnos y alumnas durante la jornada escolar, en los términos y condiciones que, siguiendo las recomendaciones de los organismos competentes, garanticen un desarrollo adecuado para favorecer una vida activa, saludable y autónoma. El diseño, coordinación y supervisión de las medidas que a estos efectos se adopten en el centro educativo, serán asumidos por el profesorado con cualificación o especialización adecuada en estos ámbitos.”

Muy bonito pero me gustaría saber cómo lo piensan llevar a cabo. Tengo una idea revolucionaria: dar más horas a la Educación Física.

Y por último, me gusta que el currículo de Educación Física a la Educación Primaria potencie:

  • El trabajo en equipo, el juego limpio y el respeto a las normas
  • La adquisición de competencias relacionadas con la salud y la adopción de hábitos saludables
  • El movimiento, la corporeidad
  • Los usos sociales de la actividad física
  • Los sistemas de mejora de las capacidades motrices
  • La variedad y el equilibrio en la propuesta de situaciones motrices (aunque sea siguiendo la tradicional clasificación de las actividades motrices de Parlebás)
  • Las manifestaciones culturales de la sociedad (nuevas tendencias, nuevas formas de ocio, etc)
  • El juego como recurso imprescindible en esta etapa.

Si queréis conocer los detalles de este nuevo planteamiento curricular, punto de partida de las futuras programaciones de educación física en la etapa de la Educación Primaria, tendréis que entrar a fondo en el real decreto.

BOE núm. 52 de 1 de marzo de 2014 (Educación Física; págnia 19406)

Este post ha sido leído por 80 visitantes