Hace mucho tiempo que vi por primera vez Kárate Kid y me pareció una película genial para reflexionar sobre cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje. En tiempos de crisis, se recomienda más que nunca enseñar sobre todo aquello que sea útil para el alumnado (os recomiendo el artículo de Enric Roca que podéis encontrar en el link: http://www.sindicat.net/n.php?n=14040).  
El mítico profesor Miyagi utiliza estrategias didácticas muy especiales para enseñar kárate a Daniel Larusso. Todo parece indicar que Daniel se ha convertido en el esclavo del gran maestro que le hace una gran parte de las faenas de la casa con una técnica exquisita, eso sí. Llega un momento que no puede más, no entiende nada y quiere acabar con el proceso de aprendizaje del kárate porque tiene la sensación de no estar aprendiendo nada. Miyagi dice a Daniel “no es lo que parece” y es entonces cuando el enfoque competencial aparece en estado puro. No os lo perdáis. Ahora sólo queda transferir la moraleja del corte a la enseñanza de la Educación Física. Eso lo dejo en vuestras manos.

Este post ha sido leído por 84 visitantes