La única cosa que le diría a Màrius es que la course navette no hace falta quitarla del diseño curricular porque nunca ha estado incluida.

Los currículos hablan de evaluar la condición física del alumnado, en este caso concreto de la resistencia, desde un punto de vista saludable.

Course navette y salud no son precisamente dos conceptos que puedan ser complementarios. Más bien son antagónicos.

Otra cosa es que haya una parte del profesorado que “elija” utilizar este test para evaluar la resistencia.

Una prueba que mide la potencia aeróbica máxima, no debería utilizarse en el medio educativo. Esta es mi opinión, aunque deben ser respetados otros puntos de vista.

Este artículo ha sido sugerido por Meritxell Monguillot, profesora de Educación Física en el IES Vall d’Hebron de Barcelona.
Muchas gracias por estar “al filo de la noticia” y compartirla con todos nosotros.

Este post ha sido leído por 60 visitantes