Nuestro colega Isaac Pérez López, profesor del departamento de Educación Física y deportiva de  la facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, nos regala otro de sus recursos para hacernos pensar y reflexionar. Ha adaptado la tradicional pirámide de la alimentación o de la actividad física para mostrar las características que debería tener el profesorado de Educación (física). La fórmula que propone la califica de mágica: nada más pensado anticipadamente, nada más programado, nada más entrenado, nada más automatizado, nada más interiorizado que la magia. Cuando un mago se pone al frente de un espectáculo de magia y nos regala sus trucos parece que todo sea improvisado y el resultado final decimos que es “mágico”. Pero detrás de un truco hay muchísimas horas de vuelo porque al fin y al cabo, el mago desarrolla hasta la perfección toda una serie de habilidades necesarias para que el espectador no descubra sus maniobras de despiste. Los objetos desaparecen pero no por un milagro, sino por todo el trabajo previo, la preparación específica, el estudio, el conocimiento del público, el desarrollo perceptivo del ser humano, el entrenamiento, la capacidad de comunicación, etc.

Ahora cambiad mago por profesor de Educación (para todos y para todas) y nos aparece la PI-rámide (Pérez, Isaac) de la Educación (física). Amigo Isaac, quién tiene magia, no necesita trucos. Ese eres tu. Gracias

Este post ha sido leído por 7,780 visitantes