Ahora es el turno de los cómics. Por cierto, cómics que leen los jóvenes.

La idea es que identifiquen las viñetas con una actividad conocida. Y para ello lo mejor, volver a los tópicos de siempre.

La materia ha dejado de llamarse “gimnasia” para ser Educación Física aunque rodeada de dos de los aparatos más representativos de este deporte: el potro y el plinto.

Visto lo visto, de educar nada de nada. Ahora resulta que calentar es una lata, que lo importante es “escaquearse” de hacer clase, llamar “tocinez” a aquel alumno con sobrepeso que tiene dificultades

Este post ha sido leído por 70 visitantes