En la novela de Solsona la maleta es el elemento principal. El protagonista es un viejo músico verbenero de los años cincuenta, miembro de El Trío Bella Aurora, que, ya anciano, al quedar viudo, tiene que llamar a la puerta de sus hijas para que le acojan.
“Es el hombre de la maleta, porque, si de joven tenía que ir de fiesta en fiesta, ahora, con setenta y pico, ha de coger la maleta para peregrinar de casa en casa de sus hijas”, dice el autor.La novela, de “un sólo personaje, individualista, gruñón, huraño y también burlón, que va a la suya”, comienza como si fuera una autobiografía escrita en catalán estándar, con monólogos interiores expresados en el catalán heterodoxo que se hablaba en el barrio de Gràcia en los años cincuenta.
Las tres hijas representan modelos actuales de familia distintos – hippies, divorciadas, nietos internautas, una nieta china adoptada, otros con más de un padre…-que el viejo trombonista, aunque es gato viejo y ha vivido mucho, es incapaz de entender.
Os dejo con uno de estos monólogos que tiene de protagonista, como podréis deducir, nuestra amiga del alma: la educación física. Y cómo suele ocurrir, no precisamente como algo positivo sino más bien peyorativo.
En primer lugar, os transcribo el texto íntegro en catalán y a continuación lo traduzco, para finalizar con uno de mis comentarios habituales
“…Hi han dies que tots fotuts a dintre casa és una olla de grills. Si hi ha gaire jaleo, foto el camp. I la Deportista tampoc hi és gaire. És una cua de sargantana que no para mai quieta, sempre té entrenos de futbol, de natació, de no sé quantes coses més. Vol ser professora de gimnasia, que ella en diu educació física, que queda més fi. Realment és lo seu, però es veu que ara això és una carrera molt sèria i me la foten estudiar tant com si tingués de ser ingeniera. Amb tants entrenos i tants partits no sé d’on treu el temps per estudiar. I encara n’hi sobra per buscar lo meu. Aquesta nana és molt trempada”.
… hay días que todos jodidos dentro casa es una olla de grillos. Si hay mucho jaleo, me las piro. Y la Deportista tampoco está mucho. Es una cola de lagartija que no para nunca quieta, siempre tiene entrenos de fútbol, de natación, de no sé cuántas cosas más. Quiere ser profesora de gimnasia, que ella dice educación física, que queda más fino. Realmente es lo suyo, pero se ve que ahora esto es una carrera muy seria y me la hacen estudiar tanto como si tuviera que ser ingeniera. Con tantos entrenos y tantos partidos no sé de dónde saca el tiempo para estudiar. Y todavía le sobra para buscarme lo mío. ¡Esta chica tiene mucha energía!
Una vez más, nos encontramos los ya sobradamente conocidos comentarios menospreciando nuestra formación académica. En esta ocasión, el autor juega con el dilema gimnasia-educación física llevándolo al terreno anecdótico como si la diferencia radicara únicamente en que profesora de educación física es más fino o está más de moda.
Además, añade que ahora (antes no, cuando era “gimnasia”) es una carrera (menos mal que nos considera carrera universitaria) en la que se estudia tanto como si se tratara de una ingeniería. Tampoco nos pasemos. No se trata de competir a ver si es más o menos difícil que otras profesiones.
Una vez más, el problema no es cuantitativo sino cualitativo. La clave está en la importancia de una carrera como la nuestra para formar profesionales capaces de transmitir la necesidad de mantener hábitos saludables de toda la ciudadanía… para toda la vida. Casi nada.
Y todo esto, con dos horas a la semana. ¡Chapeau ministerios y consejerías de educación!

Esta entrada ha estado sugerida por un fiel seguidor del blog, muy aficionado a la literatura. No es la primera entrada que nos sugiere a partir de la lectura de un libro que no tiene que ver con la educación física pero que mira por dónde, aparece algún comentario que vale la penar recoger. Muchas gracias a Josep Solà Santesmases de la Facultat de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte de Blanquerna.Universitat Ramon Llull (Barcelona). Tus sugerencias dan un toque de calidad literaria al blog.

Este post ha sido leído por 109 visitantes