Queridos compañeros y compañeras de fatigas educativas. El post que os presento es de alto impacto. Los que me conocéis sabéis perfectamente mi posición al respecto del uso de la Course Navette en el ámbito educativo. No hace falta que os diga que soy “anti” total: una prueba que mide la potencia aeróbica máxima para evaluar la resistencia del alumnado, no es precisamente un recurso “saludable” en la linea de lo que debe ser la educación física actual.

Lo admito, yo lo hice. Evalué a mis alumnos de la ESO (hace ya muchísimos años) mediante la Course Navette. Y me avergüenza. Pero en la carrera, es lo que me enseñaron. Y yo, obediente que soy, reproduje el modelo. Después de unos cuántos años… he madurado, he evolucionado y he aprendido muchísimo.

Y sigo aprendiendo. Las cosas no son ni blancas ni negras, sinó que existen tonalidades variadas. .

Un día Josep Casanova que es profesor de educación física en un instituto de Alcanar (Tarragona) se puso en contacto conmigo para decirme que él SI hacía la Course Navette però… de una forma diferente. Es decir, que utilizaba la Course Navette como MEDIO para conseguir otros objetivos. ¿Queréis saber cómo se lo monta después de años de aplicar esta experiencia? Entrad y mirad.

La Course Navette como HERRAMIENTA para conseguir objetivos actitudinales

Este post ha sido leído por 811 visitantes