El deporte tiene un reconocido potencial para transmitir valores pero es absolutamente necesario darle un enfoque intencional. En este post os daremos algunas recetas para incorporar el aprendizaje de los valores en vuestros entrenamientos, sin necesidad de modificar las actividades que proponéis normalmente.

El técnico deportivo es el gran responsable de la educación en valores de los niños y las niñas a su cargo. Es el máximo exponente y la figura más influyente del deporte escolar; el referente más directo; una pieza clave. Un proverbio africano decía que para educar es necesaria la tribu pero de todos los agentes que intervienen en el deporte en edad escolar, el técnico es desde mi punto de vista quién tiene una mayor responsabilidad en la educación en valores.

El filósofo Francesc Torralba dice que para educar en valores se necesitan tres premisas: continuidad, ejemplaridad y presencia en todas las actividades cotidianas. Continuidad porque no te puedes relajar ni un instante. Para que el valor se consolide hay que trabajarlo siempre, en todo momento. El técnico deportivo educa a partir del ejemplo: es la imagen del buen comportamiento y del saber hacer. Debe ser exigente con sus deportistas pero por encima de todo debe ser exigente consigo mismo. Y para educar en valores es necesario que el técnico deportivo sea coherente y traslade ese aprendizaje al resto de actividades de la vida cotidiana no expresamente deportivas.

Es muy importante que el técnico (y las familias, por supuesto) acepte que la inmensa mayoría de los deportistas a los que entrenará no se ganarán la vida gracias al deporte. Los deportistas en edad escolar practican deporte para pasarlo bien, hacer amigos, consolidar hábitos saludables y para ocupar el tiempo libre de una manera activa.
Por lo tanto, habrá que relativizar y equilibrar resultados deportivos y aprendizaje. La competición es una gran aliada a la hora de educar en valores pero si ganar se convierte en la única finalidad, los valores se convierten contravalores, actuando en dirección contraria de lo que pretendemos.

Del mismo modo que los técnicos deportivos programan el trabajo técnico, táctico, la preparación física, etc. el trabajo en valores también se debe pensar anticipadamente y debe tener un peso específico importante en las sesiones de entrenamiento y durante los partidos.
No soy partidario de “inventar” actividades especiales para trabajar valores. No tiene ninguna lógica hipotecar parte de un entrenamiento con tareas lejanas del deporte, aunque cercanas a la educación en valores. ¿Podemos programar actividades deportivas con una orientación dedicada al trabajo de los valores? La respuesta es un sí rotundo. Es fundamental pues, mantener las mismas tareas que cualquier entrenador programa (ejercicios técnico-tácticos, juegos y formas jugadas, situaciones reducidas de juego, situaciones modificadas, ejercicios con hándicaps, etc.) e incorporar estrategias ricas en valores.

Secuencia de introducción de estrategias para el desarrollo de valores

Antes de daros directrices del tipo de estrategias que podréis incluir en vuestros entrenamientos os voy a explicar el procedimiento para llevarlas a cabo con éxito. Lo más importante para que haya un trabajo de valores intencional es que se produzca debate y reflexión después de cada estrategia planteada.

  1. Detectad las problemáticas habituales de vuestro equipo
  2. Escoged la estrategia para cada problemática, anticipadamente (programad)
  3. Aplicad la estrategia dentro de la tarea (aprovechad una situación que dé respuesta a una problemática referida a valores)
  4. Esperad la respuesta de los deportistas
  5. Parad la actividad y ofrecer pautas para la reflexión: el feedback debe ser inmediato. Estas pautas deberían estar formuladas en forma de preguntas que serán respondidas entre todos. Es una reflexión breve pero contundente.
  6. Volved al juego y si es necesario, volvedlo a parar. Las veces que sea necesario.  

Estrategias didácticas para educar en valores a través del deporte

a) Estrategias cooperativas que garanticen la máxima participación de todos. Por ejemplo, conseguir objetivos colectivos (retos) que sólo sean posibles con la ayuda de todos

b) Aprovechar los conflictos que puedan darse en situación real para introducir una reflexión conjunta. Hay que estar alerta para no eludir ninguna oportunidad. Por ejemplo, un jugador de forma espontánea reconoce que se ha dejado caer para provocar una falta.

c) Si los conflictos no aparecen por si solos, se provocan. La preparación de conflictos tiene la ventaja que son pensados anticipadamente y por tanto esperados. Por ejemplo, hago dos equipos muy descompensados para provocar la queja de alguno de los dos equipos c) Introducir topos: son vuestros aliados en la educación en valores. Por ejemplo, le digo a uno de mis jugadores que haga repetidas faltas a un compañero que habitualmente suele protestar las decisiones arbitrales.

d) Estrategias que desvinculen juego de resultado. Se plantea una situación de competición y después lanzamos un dado o tiramos dardos (suerte) para sumar o restar puntos que nos hemos jugado antes.

e) Simular situaciones ultra competitivas para que pasen cosas que acostumbran a aparecer en situación real de competición. Por ejemplo, cuántas veces nos hemos encontrado situaciones en las cuáles el rival se ha alegrado de nuestros errores

f) Reproducir el escenario del Juga Verd Play (CEBLLOB) o de otros sistemas de competición que premian los valores. En el caso del Juga Verd Play os podéis descargar los criterios de valoración de deportistas y técnicos y ponerlos en práctica. http://cebllob.org/wp-content/uploads/2016/09/Dosier-JUGA-VERD-PLAY-castellano-2016-2017-1.pdf

g) Incorporar valores de otros deportes que están muy asumidos y que forman parte de la idiosincrasia de ese deporte. Por ejemplo, reconocer la falta como sucede en el baloncesto o hacer de árbitro y pitar las “exclusiones” de balonmano que pueden ser consideradas “expulsiones educativas de 2 minutos”

Para saber más…
Os recomiendo este manual publicado por el Consell Esportiu del Baix Llobregat titulado Educa Verd Play Tècnics (en catalán). Se trata de una relación de situaciones de aprendizaje de valores en diferentes deportes, mientras entrenáis http://cebllob.org/?p=5926

Este post ha sido leído por 499 visitantes