En esta película, la imagen del profesor de Educación Física aparece gravemente dañada.
Evidentemente exagerada, fuera de lugar. Pero cuando un guionista piensa en nuestra asignatura de esta manera, algo de verdad tiene que haber.
La imagen de un profesor mal hablado, que fuma en clase, que constantemente hace comentarios machistas o que afirma que “el deporte es una mierda”, enmascara una clase aburrida: las típicas vueltas al patio, una clase teórica inútil, las colas, etc.

 

Este post ha sido leído por 101 visitantes