Como muy bien sabéis, el blog es de Educación Física y no cuelgo nada que no tenga una relación directa. Si no llega a ser porque en este magnífico libro (publicado en el 2013), en la página 169 concretamente, hay una cita y además en clave positiva de la Educación Física, no os lo hubiera podido recomendar. Brutal. Muy necesaria la lectura de este libro, déis clase al nivel que sea. Muy reflexivo, transgresor, crítico… en fin: imprescindibl
Maria Acaso aboga por una transformación de la enseñanza y dice que son necesarios escenarios dónde se experimente, se cree, se analice, en el que se cometan errores, en el que se hagan las cosas bien y también mal, pero que se haga. Y acaba diciendo que estas actividades pragmáticas que son propias de la Educación Física, deberían ser reproducidas por el resto de materias.
Gracias por el comentario, María. Te lo agradecemos. Que un libro como éste, se acuerde de nuestra existencia y que además lo haga mostrándonos de ejemplo es recomfortante.
Ahora bien, vamos a puntualizar un par de cosillas. Es cierto que el carácter práctico/pragmático de las actividades motrices que proponemos en las clases de Educación Física las hace especialmente atractivas para el alumnado.
Pero también es cierto que la práctica por la práctica es una pérdida de tiempo. Es decir, práctica si… pero con intencionalidad. Práctica si… pero con un horizonte: que las actividades propuestas reproduzcan situaciones cercanas y cotidianas al alumnado para que les resulten conocidas y las vean útiles. En definitiva, orientadas a educar a un cuerpo para toda la vida.
Si es así… compro práctica

Este post ha sido leído por 29 visitantes